Tips para que a los niños no les afecte el cambio de hora

Este sábado 6 de abril las agujas del reloj se retrasaron en 60 minutos, a pesar de que pareciera ser algo muy simple, para los más pequeños puede transformarse en un problema porque para ellos, el cambio puede ser brusco y cambia el ritmo de sus hábitos en especial comer y dormir.

Para los niños no existe la noción de tiempo representacional y por lo tanto su temporalidad está determinada por índices o eventos ambientales, como por ejemplo "Hay que ir a dormir porque está oscuro" o "no está oscuro, no hay que acostarse" Según Lizette Lacourt, psicopedagoga de la Red Educacional Cognita y del Colegio Pumahuel mientras menos edad tengan los niños, más dependen de estas variables.

"Como nuestros ritmos circadianos están adaptados al día y a la noche, cuando hay un cambio de hora se produce en ellos una alteración. El sueño está regulado por estos ritmos, de manera tal que el cambio de hora puede provocar alteraciones al dormir y descontrol en la realización de actividades cotidianas", explicó.

Los efectos que pueden presentar los niños pueden ser cansancio, fatiga, dificultades para concentrarse, irritabilidad o falta de apetito. Pero después de unos días los pequeños se habituarán a este cambio de horario.

Por otro lado, es posible que se vean un poco afectados en el rendimiento escolar los primeros días, debido al cansancio y a que será difícil despertarlos con este cambio de horario.

¡Acá te dejamos algunos tips para que este cambio no sea traumático para nadie!

• Atrasar un poco cada día las actividades rutinarias de juego, comida y sueño para así hacer una transición más suave de los horarios.

•Evitar que los niños utilicen pantallas antes de irse a dormir, ya que la luz influye negativamente en ellos para conciliar el sueño.

• No compensar el cansancio con siestas, esto podría alterar más nuestro reloj interno.

• Hacer ejercicio durante el día, de esta forma activaremos nuestro cuerpo, dando energía para poder llegar en mejores condiciones al final del día.

• Explicar a los niños que se va a oscurecer más temprano, es importante conversar con ellos los cambios que van a suceder, recordando que ellos necesitan entender lo que los rodea, comprendiendo que es un período de adaptación.

• Reorganizar los horarios y ritmos de sueño y alimentación de manera paulatina.

• Tener un tiempo de desconexión después del colegio, que los niños realicen tareas antes de cenar y mantengan un tiempo prudente de tranquilidad entre la cena y antes de irse a dormir, esto ayuda a conciliar mejor el sueño.

Fuente: www.elacontecer.cl

            www.elrepuertero.cl

 

 

Entradas creadas: 34

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

También te podria interesar

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.

Back To Top
expand_less